201202142344404e3fd0

La afectividad a cualquier edad es necesaria, y es algo totalmente lógico. El cariño, el afecto, el respeto y el calor de los otros forman parte esencial de la vida y del ser humano, aunque cada persona es única en la manera de demandarlo, recibirlo y ofrecerlo. En la infancia, como no podía ser de otra manera, sucede exactamente igual.

Cada pequeño y pequeña tiene sus propias vías por las que demandar, recibir y ofrecer afecto, y no sólo tiene que ver con la identidad propia, sino también con cada momento y cada día. Hay niños y niñas que solicitan el afecto y la aprobación en su momento de juego, otros lo hacen durante el descanso, otros durante el cambio… cada pequeño y pequeña es un mundo, aunque el adulto debe posicionarse desde el afecto en cada uno de los momentos del día.

En este sentido me gustaría realizar una reflexión que cuenta con dos vías. Una, la que ya he comentado, en relación a la importancia del afecto en cualquier momento por parte del adulto. Nuestro trabajo debe de estar lleno de respeto, amor y afecto y desde esa base comenzar a trabajar. Nuestra materia prima es delicada y muy preciada y por ello debemos ser sumamente cuidadosos. El cambio, el descanso, la comida, el juego libre, la asamblea, las miradas, las caricias, las palabras, los besos…deben realizarse desde la afectividad, el respeto, el cariño y el amor. Y no podemos permitir que la rutina deje que diversos momento del día sean mecánicos, asociales e impersonales. Debemos amar y respetar nuestro trabajo y sobre todo con lo que trabajamos, la infancia.

La otra cara de la afectividad es precisamente esa, la infancia y su relación con la misma. Cada niño y niña es único e irrepetible y su manera de relacionarse también. En cuanto a la acogida de la afectividad, ya he destacado anteriormente sus diferencias, hoy me gustaría hacer mención a su demanda. Si nos parásemos un segundo a analizar cómo lo hace cada niño y cada niña litros y litros de tinta sería necesarios para describirlo.

Hoy D. solicitaba mi afecto en todo momento, y digo hoy porque no siempre es así. D. es un niño cariñoso que en diversos momentos del día solicita abrazos, sonrisas o miradas. Pero depende del día a veces necesita más atención y te lo hace saber a través de sus propios abrazos, cogiéndote la mano para que lo acompañes en su juego, invitándote a compartir momentos con él, enseñándote sus juegos y juguetes, a través de los besos, de las caricias o pidiendo brazos. No siempre es así, pero si es cierto que se trata de un niño que diariamente solicita, a través de alguna de estas maneras, cariño, afecto y aprobación.

Pero como es de esperar, no todos ni todas lo hacen de igual manera. C. suele pedir brazos y su demanda de afecto es mucho más diaria y a menudo. En muchas ocasiones comienza a llorar y otras simplemente se sienta encima. Pide el chupete y se acaricia el pelo para tranquilizarse. Corre hacia el adulto para abrazarlo y llama la atención con un gesto o con la mano. P. es una niña tímida, se sienta en las piernas o se echa encima de ellas para demandar afecto, suele mostrarte sus juguetes y emplea la palabra para demandar cariño. M. suele emplear las manos para solicitar afecto y emplea la técnica de sentarse encima cuando lo necesita. B. es algo tímido y su método es la mirada y la sonrisa. S. es un niño muy expresivo y su sonrisa, normalmente, busca una respuesta. Pide la mano cuando lo necesita o te golpea por detrás para demandar dicho afecto. L. emplea los besos, a su manera, y echarse encima del adulto. D. es algo más reacio al contacto físico pero busca la mirada, la aprobación del adulto y la sonrisa. A. emplea la palabra y los besos para ello, aunque también se sienta sobre las piernas del adulto si lo necesita. I. es bastante tímida y la mirada es su punto fuerte en este sentido. Y H. te hace participar en su juego y busca la mirada del adulto, cogiendo incluso su cara si es necesario, acompañada de la sonrisa.

Todos y todas, a su manera buscan sus técnicas, las que a ellos les hacen sentir más cómodos y les son más gratificantes, para demandar el afecto. Ninguno puede compararse a otro, porque aunque puedan parecerse, cada uno lo hace en momentos diferentes y de manera diferente. Muchos de ellos y de ellas incluso utilizan el sobre pasar los límites para solicitar dicho afecto. A veces lo hacen jugando con la comida, otras golpeando o mordiendo a los compañeros y compañeras y otras sobrepasando normas. Pero los adultos deben ser conscientes de que en el interior de la mente de cada pequeño y pequeña no hay un “diablo” y un “angelito” que les hablan sobre el bien y el mal y que les incitan a ser destructivos. La infancia es mucho más compleja que todo eso y sus mecanismos sociales y relacionales también los son. A veces se “portan mal” por una llamada de atención, por demandar afecto, por el simple y lógico razonamiento de que mientras les regañamos les estamos prestando atención y, en definitiva, somos los propios adultos los que fomentamos y reforzamos esa conducta “negativa”. Nos pasamos la vida con el nombre de ese pequeño o pequeña en la boca, sólo para regañar, pero al final nuestra atención sólo se centra en esos momentos en los que se sobrepasan los límites y se infringen las normas y pasamos por alto los momentos de aprendizaje y de desarrollo de destrezas porque “no está molestando”. Somos los adultos los que incitamos, con nuestra actitud, dicha conducta “negativa” o agresiva, porque a veces olvidamos escuchar por querer buscar de manera desesperada el “silencio” y la “tranquilidad” en las aulas.

* En cursiva observaciones y valoraciones propias.

17 thoughts on “Relaciones de afecto ente la infancia y el adulto.

  1. Normally I don’t learn post on blogs, however I prefer to say that this
    write-up very pressured me to have a look at and
    do it! Your writing taste continues to be amazed me.
    Thanks a lot, very nice article.

  2. Admiring the persistence you put into your site and detailed information you provide.
    It’s great to come across a blog every once in a while that isn’t the same out of
    date rehashed material. Great read! I’ve bookmarked your site and I’m adding
    your RSS feeds to my Google account.

  3. I got this website from my pal who informed me regarding this web site and
    at the moment this time I am visiting this web page and
    reading very informative posts at this place.

  4. Thanks for another great article. Where else may anybody get
    that type of information in such a perfect manner of
    writing? I have a presentation next week, and I’m on the search
    for such info.

  5. Good post. I learn something totally new and challenging on sites I stumbleupon everyday.
    It’s always exciting to read through content from other writers and practice a little something from other
    sites.

  6. Wonderful blog! Do you have any tips and hints for aspiring writers?
    I’m planning to get started on my site soon but I’m a little bit lost on everything.
    Would you suggest starting with a totally free platform like
    Wordpress or get a paid option? There are plenty of choices around that I’m completely confused ..
    Any suggestions? Thanks a lot!

  7. Heya i am just the very first time here.
    I found this board and so i find It really useful & it helped
    me to out much. I hope to present something back and aid others like you helped me.

  8. I blog quite often and I really thank you for
    your content. Your article has truly peaked my interest.
    I will bookmark your blog and keep checking for new details about once per week.

    I subscribed to your Feed as well.

Leave a Reply

Your email address will not be published.