“La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir;
nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras.”

Jean Jacques Rousseau

La educación forma parte esencial de la sociedad.

A través de la educación acompañamos a los pequeños y pequeñas en su desarrollo, algo que repercute de forma directa en el futuro de la sociedad, porque la infancia de hoy será el futuro de mañana. Y en definitiva este es el sentido de esta página, recoger y mostrar al mundo todo aquello que la infancia contiene y posee, pero que parece que los adultos no queremos ver. La infancia cuenta con un gran potencial, pero sus muestras son efímeras y se encuentran en constante cambio.

Nuestra responsabilidad como educadores y educadoras, y como adultos en sí, se centra en mostrar al mundo la grandeza, destrezas, hazañas y logros de la infancia. Y de esta manera desterrar esa absurda y extendida idea que ronda en la sociedad sobre el concepto de ésta, donde los niños y las niñas tan sólo son seres inacabados que serán completos únicamente cuando alcancen la madurez. Esta página pretende contarle al mundo lo completa y perfecta que es la infancia.

La perfecta perfección
de la infancia.